El blog de Mar Elordi

Copia Vs difusión

¿Cómo puedo proteger mi obra?

Cuando alguien crea una obra literaria, artística … etc. inmediatamente surgen derechos de propiedad intelectual. El autor de la obra ostenta un grupo de derechos intransferibles, los derechos morales. Éstos son: el derecho al reconocimiento de la autoría y el mantenimiento de la integridad de la obra. A la vez surgen un grupo derechos transferibles, los derechos de explotación (copyright), que consisten en los derechos a la reproducción y difusión de la obra.

El autor, mediante un contrato de cesión, otorga estos derechos transferibles a las entidades de gestión contempladas legalmente (Art 152 Texto Refundido de la Ley de Propiedad Intelectual, TRLPI). Estas entidades privadas controlan los usos de estos derechos. Así, quienes quieran servirse de las obras, pagan un precio que posteriormente será repartido entre los autores. No obstante, la revolución digital ha determinado que los contenidos, ya no sólo producidos fuera, sino también creados por los propios usuarios, se difundan, utilicen y transformen masivamente. Actualmente los derechos de autor se protegen por dos vías.

El copyright  surge en el mismo instante de la producción artística. Los derechos de explotación pertenecen al autor hasta 70 años después de su muerte, entonces pasan a ser de dominio público. En España existen ocho entidades de gestión de derechos de PI:

  • SGAE: músicos y editores
  • CEDRO: escritores
  • AGEDI: productores musicales
  • AIE: músicos, intérpretes y ejecutantes
  • AISGE: actores
  • VEGAP: artistas visuales
  • EGEDA: productores audiovisuales
  • DAMA: cineastas

Este sistema es el contemplado en nuestro TRLPI. Es un modelo basado en la idea de negocio. La difusión y propagación de obras está restringida al pago de una tasa, por tanto se reduce la circulación.

¿Qué pasa si un autor no registra su obra? En principio nada, el copyright sigue siendo suyo. Al no registrar la obra, el autor no da permiso para difundirla ni para reproducirla. No recibe remuneración porque sus derechos los gestiona él mismo .

Para acreditar su derecho sobre una obra, el autor puede inscribirlo en el Registro de la Propiedad Intelectual. La inscripción registral no es obligatoria, pero constituye una prueba cualificada de la existencia de los derechos inscritos.

No obstante, es complicado o casi imposible, controlar el uso de la obra por terceros. Además, la única medida de protección que tiene contra éstos es acudir a la vía jurisdiccional (control a posteriori).

La evolución de las nuevas tecnologías hace que millones de contenidos viajen libres por la red de unos usuarios a otros. Así surge el copyleft (como juego de palabras contrapuesto al copyright). Este sistema se basa en la libre difusión artística, mediante licencias abiertas. Existen varios tipos de licencias copyleft: GNU, Coloriuris… Las más utilizadas son las licencias Creative Commons (CC).

Creative Commons es una asociación sin ánimo de lucro que proporciona licencias gratuitas a los autores. La particularidad de estas licencias es que permiten la libre utilización de las obras. Existen 6 tipos de licencias que van desde la más restrictiva hasta la más abierta, combinando 4 condiciones básicas:

1. Reconocimiento (BY): Es el mínimo denominador común de todas las licencias. Por cuanto pertenece a la categoría de los derechos morales, siempre se exigirá el reconocimiento de la autoría.

2. Uso no comercial (NC): La obra no puede ser explotada por un uso comercial respecto del cual se reciba dinero a cambio.

3. Sin Obra Derivada (ND): No se permite la transformación de la obra.

4. Compartir igual (SA): Se pueden crear obras derivadas siempre que se haga con una licencia igual a la de la obra original.

ip title=

Los usuarios se han convertido en los principales creadores de contenidos, ya sea de forma original o a partir de obras existentes. Muchas veces un usuario versiona o modifica una obra dotándola de mayor riqueza y difusión. Aunque no perjudique la obra, sino todo lo contrario, puede que esté vulnerando gravemente los derechos de propiedad intelectual, lo que resulta enormemente contradictorio (véase Vazquez sounds).

Actualmente hay una discusión abierta a este respecto. Existen posiciones a favor del primer modelo, que abogan por la obligatoriedad de la cesión de derechos a las entidades gestoras. No obstante, la norma no se pronuncia expresamente. Una Sentencia de fecha 25 de mayo de 2010 el Juzgado de lo mercantil nº 3 de Valencia desmiente esta creencia generalizada. En ella se desestima una demanda interpuesta por la SGAE frente a un pub, por no poder acreditar que la música que en él sonaba perteneciera a autores vinculados a la SGAE.

Sin embargo el debate está abierto. Se contrapone un modelo más cerrado que protege a los autores y a sus obras, mediante una retribución directa por su trabajo; frente a un nuevo modelo de software libre en el que prima la creatividad, la libre transformación y difusión de las obras, pero que no retribuye económicamente a los autores.

El punto medio entre ambos modelos requiere de una mutua aproximación. La política de los entes gestores necesita una mayor flexibilidad que le permita adaptarse a la realidad cambiante. El copyleft presenta una buena alternativa, no obstante los autores no obtienen premio alguno por su trabajo, únicamente la rápida y efectiva difusión de sus obras.

Están surgiendo técnicas e instrumentos que acercan ambos conceptos. No obstante cada modelo tiene una funcionalidad distinta. El sistema elegido para la protección de los derechos de autor deberá ser elegido en función de la obra, la finalidad perseguida por el autor y otros factores.

Aquí os dejo algunos vídeos explicativos y un documental de rtve, sobre las licencias Creative Commons. Y para que sirva de ejemplo, este post está protegido con una licencia Creative Commons.

Licencia de Creative Commons

Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 3.0 Unported.
Creado a partir de la obra en https://marelordi.wordpress.com/.

Advertisements

3 comments on “Copia Vs difusión

  1. Pingback: ¿Qué tener en cuenta antes de empezar un blog? « Patricia Á. Casal

  2. Pingback: Copia Vs difusión (Mar Elordi) | Cultura Libre

  3. fcastrog
    January 30, 2013

    Reblogged this on el BLOG de FCASTROG.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Information

This entry was posted on January 29, 2013 by and tagged , , .

Navigation

%d bloggers like this: